logo1logo02logo03

PESCA.- ESTAI´: diez años de lucha

Al Gobierno de Canadá le queda, en el peor de los casos, la posibilidad del recurso a una instancia judicial superior en el caso de que la Corte Federal canadiense decidiera reconocer el derecho que reclama la sociedad Armadora Pereira en relación con los daños y perjuicios derivados del apresamiento, tras el asalto llevado a cabo en aguas internacionales, del congelador vigués Estai. La vista de este caso, en el que la empresa y el entonces capitán del buque exigen esos daños y perjuicios, tendría que celebrarse en San Juan de Terranova el 10 de enero próximo. Pero la presentación por Armadora Pereira de la recusación del juez designado para el caso (ex funcionario público del Ministerio de Justicia de Canadá) va a retrasar, posiblemente, ese acto formal en el que, salvo milagros, la empresa propietaria del Estai (hoy Argos Galicia, faenando en aguas de las islas Malvinas) se va a encontrar con una decisión que nada va a tener que ver con su pretensión de que se reconozca que la actuación de los patrulleros canadienses fue un acto de piratería, oficialmente enmascarado ahora en lo que se denomina legalmente como “agresión ilícita”. Es, en cualquier caso, lo que se puede entender como el último acto o la recta final de un proceso que debiera haberse sustanciado antes y cuyo final se va a conocer diez años después de que se hubieran producido los hechos. La casa armadora del Prestige, que hace bien en reclamar daños y perjuicios, persigue sobre todo (así lo ha dicho su consejero delegado José Enrique Pereira) el respeto al Derecho Marítimo Internacional vulnerado por los patrulleros canadienses no sólo en el caso del Estai sino en el de, al menos, otros dos congeladores gallegos asimismo asaltados después de un acoso que, por primera vez, se llevó a la práctica sin que nadie moviese un dedo por ejemplo en el seno de la UE donde algunos países miembros hicieron, en buena medida, causa común con el país norteamericano para lograr lo que, finalmente, se ha visto: expulsar de un caladero internacional a la flota española dedicada a la captura del fletán negro. Esto no lo va a compensar nadie. Ni siquiera con un veredicto favorable a las tesis de la empresa del Estai. Pero también es verdad que Armadora Pereira ha sido la única entidad con arrestos suficientes para plantar batalla a Canadá en su propia casa.