logo1logo02logo03

José María Suárez- Llanos galán, Jefe del Centro de Salvamento Marítimo de Vigo: “El principal riesgo es la colisión de un barco de pasaje de ría con otro buque”

U.F./ VIGO – El centro de Salvamento Marítimo de Vigo es el encargado de coordinar medios materiales y humanos de la Administración Central, Xunta y Concellos en caso de emergencias. El puerto cada vez crece más ¿Cuáles son los principales problemas? -La industria viguesa tira del puerto. Cada vez hay barcos más grandes y con ellos los riesgos crecen. Pero hemos ordenado el tráfico, algo tan sencillo como que cada buque en dirección norte debe circular por la derecha, ya no tienen que llamarse por radio para pedirse paso. – ¿Hay medios suficientes para atajar emergencias? – Estimo que sí. A los medios de Fomento se suman los de la Xunta, una comunidad pionera en invertir en Salvamento Marítimo. El ministerio aportará, además, el próximo año un avión bimotor que tendrá base en Galicia. – La prevención es fundamental. ¿Cuál es el principal riesgo de la ría de Vigo? – El principal temor de los profesionales es la colisión de un barco de pasajeros de ría con otro buque. Cabe resaltar que un millón de personas utilizan este servicio al año, y que estas embarcaciones transitan en perpendicular, se cruzan con el resto de los barcos. Pero estamos preparados, y los ejercicios habituales que realizamos tienen en cuenta dicha posibilidad. – La contaminación es otra asignatura pendiente. ¿Son todo sentinazos? – En Vigo como en A Coruña, la contaminación también procede de la urbe. La mayoría de las veces no se sabe de donde procede la contaminación. Es difícil detectar al autor de un sentinazo de noche. La solución pasa por la formación, pero también hay que hacer públicas las multas y sanciones que se imponen. – Los barcos de recreo protagonizan numerosas emergencias. ¿Qué falla? – Las incidencias se producen por dos razones: falta de preparación y fragilidad de los barcos. Los fallos mecánicos, la mayoría de las veces, obedecen a un deficiente mantenimiento, y cuando un palo se rompe a lo mejor no es el viento, sino el exceso de trapo. – ¿Se ha aprendido algo con el Prestige? – Mucho. Lo principal, que la mejor batalla es la activa y no la pasiva. Antes se esperaba la llegada de la mancha de fuel para contenerla, ahora sabemos que hay que salir en su busca, atacarla y no dejar que se acerque a tierra.