logo1logo02logo03

LA CARPINTERÍA NAVAL DE MADERA SE DIVERSIFICA PARA SEGUIR A FLOTE

LA CARPINTERÍA NAVAL DE MADERA SE DIVERSIFICA PARA SEGUIR A FLOTE   16.03.2008   En Galicia hay 25 astilleros artesanales, que generan 150 empleos ·· La mecánica y reparación de barcos de recreo son un mercado alternativo ·· Reclaman un sello de calidad por sus valores diferenciales y sugieren contar con sus conocimientos al diseñar buques      SUSO SOUTO• RIBEIRA   El hombre empezó navegando en un tronco, al que fue dando forma hasta hacer una embarcación. La construcción naval artesanal es la piedra filosofal del sector. Sin embargo, cada vez quedan menos astilleros de ribera en Galicia.   Pero, lejos de resignarse al hundimiento al que podría amenazar la crisis, el sector navega actualmente a dos aguas tras poner rumbo a la transformación, conquistando nuevos mercados (como la mecánica y el mantenimiento de barcos de recreo) y reclamando medidas para seguir a flote frente a los astilleros que hacen embarcaciones de acero.   En la actualidad, existen en Galicia un total de 25 astilleros dedicados a la construcción de barcos de madera: 16 en la provincia de A Coruña, ocho en la de Pontevedra y uno en la de Lugo. Todos ellos generan aproximadamente 150 empleos directos. El sector reclama un sello de calidad que reconozca sus valores diferenciales a nivel cultural, ecológico e industrial.   Algunos de estos astilleros han dado un gran paso de negocios familiares a grandes empresas, como Astilleros Abeijón Hermanos, de Outes, con 45 años de historia, que da empleo a 18 personas y factura una media de 900.000 euros al año. Otros navegan más lentos, pero también seguros, como Astilleros Amado Castiñeiras, también de Outes, con cuatro empleados y una facturación de 280.000 euros.   Según el presidente de la Asociación Galega de Carpintería de Ribeira, Gerardo Triñanes, “por un lado está el conocimiento empírico de los artesanos de ribera; y, por el otro, los diseños de los ingenieros navales. No decimos que no sepan diseñar barcos; sólo que hay cuestiones que desconocen porque no se enseñan en una facultad”, señala.   En este sentido, Triñanes dice que “en la actualidad se determina el esfuerzo pesquero por el tamaño del barco. Se quieren hacer los barcos más grandes posibles con el mayor espacio posible. Por cada tonelada de registro bruto corresponden 2,83 metros cúbicos. Y a veces eso no se consigue, por lo que buscan el máximo equipamiento y comodidades en el mínimo espacio”.   CLAVES DE LA CRISIS Y MEDIDAS DE CHOQUE La ´atractiva´ náutica deportiva   Un estudio sectorial realizado por el Centro Tecnolóxico do Mar (Cetmar) destaca como principales problemas del sector la dificultad de relevo del personal cualificado empleado en las pemes, la fuerte competencia de la construcción naval en otros materiales, el atraso tecnológico, el déficit en la gestión empresarial e incluso la falta de formación en cuanto a nuevas técnicas de trabajo y diseño en la madera naval.   La situación actual del oficio en Galicia se parece a la existente en Europa, aunque como ocurrió en Noruega, el sector puede mantenerse abriendo nuevos campos de negocio.   El estudio hace hincapié en la necesidad de promover la modernización del sector y la diversificación de su producción atendiendo a la potencial demanda de la náutica deportiva, de recreo y tradicional. Además, plantea una apuesta por la renovación técnica invirtiendo en I+D+I y un esquema de formación que supere y complemente la transmisión oral de saberes y técnicas de trabajo.   El sector cuenta con una importante ventaja comparativa en el mercado: el diferencial ambiental. La carpintería de ribera posee un plus medioambiental derivado del empleo de la madera como materia prima ecológica, con un casi nulo impacto ambiental, reciclable y reutilizable, biodegradable, natural y renovable y sin apenas coste energético.   Por ello, el citado estudio sectorial también incluye la apuesta por la producción de una madera naval de calidad en los montes gallegos .   LOS DATOS   El 73% de la flota de pesca está hecha en madera   Pese a la crisis que atraviesan actualmente los astilleros artesanales, las embarcaciones de la flota pesquera y de la flota auxiliar de la acuicultura construidas en madera siguen siendo mayoritarias en Galicia, compitiendo con las realizadas en otros materiales, como el PRFV (poliéster reforzado con fibra de vídrio) o el acero. En los años 70, el 90% de la flota gallega de pesca y acuicultura era de madera. Según los datos del último estudio del Cetmar, de los más de seis mil buques registrados en Galicia en el año 2006, el 73,25% eran de madera, siendo la provincia de A Coruña la que cuenta con mayor número de barcos en este material. Los barcos artesanales están subvencionados dese hace 14 años (el 80% de los de acuicultura lo están).   Rianxo lidera el ranquin con 4 astilleros   Actualmente hay registrados 25 astilleros de ribera en activo: Abeijón Hermanos, Amado Castiñeiras y Lago Abeijón, en Outes; Astilleros Catoira, José Losada, Iglesias Carracedo y Manuel Lojo, en Rianxo; Astilleros Aguiño y Domingos Ayaso, en Ribeira; Triñanes Domínguez, en Boiro; Baladiño y Hermanos Suárez Taboada, en Cabana de Bergantiños; Manuel Romero Antelo, en Vimianzo; Babío Guitián, en Sada; José Gómez Porto, en Oleiros; César Loureiro Quintiana, en Cedeira; Francisco Fra Rico, en Cervo; Fernández Míguez e Hijo, Marcelino Galiñanes y Astilleros Hijos de J. Garrido, en O Grove; Mougán, en A Illa; Javier Casas y Vicente Ferradás Moreira, en Moaña; Claudio Otero, en Vilaboa y, finalmente, Lagos, en Vigo