logo1logo02logo03

LA VIRGEN DE LOS NAVEGANTES, PATRONA DE LOS MARINOS

La “Sala de los Almirantes“, se encuentra en el Alcázar de Sevilla, que había sido hasta entonces sede del Almirantazgo de Castilla y de su Tribunal,- que era competente en asuntos marítimos-   ambos creados en el siglo XIII.    La Casa de Contratación de Sevilla, creada por los Reyes Católicos, en 1503,  asumió muchas de las competencias del Almirantazgo de Castilla.   Pues bien, en esa sala se encuentra un monumental retablo que representa a la Virgen de los Navegantes, la patrona de los marinos civiles,- en aquellos tiempos aún no existían los “marinos de guerra”, que datan del siglo XVIII.   La imagen de la Virgen, con el océano a sus pies, extiende su manto prrotector sobre un grupo de distinguidos personajes de la época vestidos con sus atuendos característicos.  Algunos expertos consideran que los mencionados personajes representan  a los principales artífices del descubrimiento de América: Cristóbal Colon, Vicente Yáñez Pinzón, Américo Vespuccio y Juan de la Cosa.  Aunque es muy probable que el autor del mencionado retablo,Alejo Fernández, un pintor de origen alemán, se hubiese propuesto dejarnos un testimonio de gran alcance, tanto artístico como histórico, lo cierto es que se plantean ciertas dudas sobre la identidad de las personas represntadas, entre las que tambie´n se encontrarían  el rey Fernando el Católico, el obispo Fonseca y  el canonigo Sánchez de Matienzo.                                                                   Patrona de los marinos civiles     Es muy probable que la persona que ocupa, en el cuadro principal, el primer lugar por la izquierda sea el capitán D. Cristobal Colón, cuya descripción fue realizada por Bartolomé de las Casa los siguientes términos:   “El Almirante físicamente era alto, de agradable presencia, fornido, de rostro alargado y nariz aguileña, ojos grises, claros, pardos, pero muy animados; castaño el cabello y la tez muy blanca, pero algo pecosa y colorada; a los treinta años comenzó a encanecer. “ Esa descripción aunque presenta perfiles en común no coincide exactamente con la realizada por el también capitán Hernado Colón, hijo de D. Cristóbal.    La pieza cenrtral del retablo está acompañada por cuatro piezas laterales, distribuidas en dos calles, en las que se reprensentan individualemente cuatro santos: San Sebasíán, San Juan, Santiago y San Telmo que porta un barco en sus manos, por ser el patrón de los marinos civiles.   A los pies de la colosal imagen de la virgen se pueden apreciar varios barcos de diferentes tipos,  que nos aportan un buena referencia( naos, galeras, galeazas, que comerciaban y operaban en el puerto de Sevilla en aquel tiempo.     Nota: ESTA VIRGEN TAMBIÉN ES CONOCIDA COMO VIRGEN DE LOS MAREANTES, EXPRESIÓN CAIDA EN DESHUSO Y CUYO SIGNIFICADO ES EL DE NAVEGANTES.   No deja de ser elocuente el comentario del Chicago Journals sobre ses retablo.   The Virgin of the Seafarers (153136) by Alejo Fernández was designed as the central panel of an altarpiece for the chapel in the House of Trade’s Hall of Audiences in Seville. Little attention has been paid to the central panel and almost none to the four side panels, yet they are crucial to our understanding of how the Spanish monarchy defined its mission overseas. The iconography of the altarpiece as a whole made visible Spain’s self-image as the creator and guarantor of a militant, evangelical Christian empire, dedicated to spreading the Gospel as well as fomenting trade and colonization. Recuperar la historia náutica de este país, aclarar y actualizar los conceptos básicos de la navegación, evitar que se sigan prodigando versiones históricas sesgadas, clasitas, infundadas, debería ser una tarea urgente, una meta para cualquier gobierno democrático dispuesto a revisar objetivamente la historia de la Marina Civil de España.                                      REFLEXIÓN ¿Vuela el alma al cielo?
¿Todo es vil materia,
Podredumbre y cieno?
¡No sé; pero hay algo
Que explicar no puedo
Que al par nos infunde
Repugnancia y duelo,
Al dejar tan tristes,
Tan solos los muertos!