logo1logo02logo03

“Tengo todo el derecho a defender mi barco y lo haré de manera no violenta”

 

 

 

 

Entrevista a bordo del Marianne al capitán de uno de los barcos que compone la III Flotilla de la Libertad

09 junio 2015
19:56

 

“Tengo todo el derecho a defender mi barco y lo haré de manera no violenta”
El capitán del Marianne, Joel Opperdoes, en el puente de mando, durante la entrevista – PABLO MIRANZO / RUMBO A GAZA

 
 

OCÉANO ATLÁNTICO, PORTUGAL // Su nombre es Joel Opperdoes y, pese a que por su aspecto podría parecer el guitarrista de un grupo de rock, este noruego de 32 años es en realidad un experimentado marinero. A los 16 años aprendió el oficio de su padre y, desde entonces, ha trabajado en infinidad de barcos en alta mar y con rango de oficial. Hoy es el capitán del Marianne de Gothenburg, uno de los que componen la III Flotilla de la Libertad, que tratará de romper el bloqueo marítimo al que Israel somete a Gaza desde 2007.

Opperdoes participó en la anterior campaña en 2012, a bordo del Estelle, que no pudo llegar a las costas gazatíes porque la embarcación fue abordada por el Ejército israelí. Esta vez confía en que lograrán entregar la placa solar que transportan, y el mismo barco pesquero en el que navegan, a los habitantes de Palestina. La Marea acompañó al Marianne en el trayecto desde Bueu (Galicia) hasta Lisboa. El pasado 3 de junio realizó al capitán esta entrevista, que atendió a este medio en el puente del barco.

¿Fue complicado encontrar una embarcación como ésta?

Sí, de hecho estuvimos buscándola durante algún tiempo, para encontrar una apropiada para nuestra misión, y en concreto un barco pesquero, por la situación de los pescadores en Gaza, que es terrible. Todos los días hay noticias de disparos a pescadores, de barcos confiscados, incluso de pescadores asesinados mientras intentan trabajar, día a día, para sostener a sus familias. Encontramos este barco casi en el último minuto. Fue a principios de abril. Yo y otro miembro del comité inspeccionamos el barco y pensamos: sí, podemos hacerlo. Lo compramos y en un mes lo convertimos, junto a más gente, en lo que es hoy, lo habilitamos para nuestro propósito.

¿Y en cuanto a la tripulación y los fondos para financiar la campaña?

No fue fácil. Parte de la tripulación estaba en la organización, que nos ayudó desde el principio, y también tuvimos que encontrar nuevos miembros. La situación financiera está al límite. Hicimos un gran esfuerzo para comprar el barco. No teníamos suficiente dinero para la comida, el combustible y todo aquello que cuesta dinero. Pero cuando estuvimos en camino comenzaron a llegar más recursos, y esperamos que continúe siendo así a lo largo de todo el recorrido.

¿Cuánto ha costado la rehabilitación del barco?

El coste de la campaña está entre los 100.000 y los 120.000 euros, incluyendo los gastos de combustible y todo lo demás.

¿Cuáles fueron sus razones personales para unirse a esta campaña?

Bueno, creo en la solidaridad, y para mí éste es un muy buen ejemplo de solidaridad llevada a la práctica. Puedo usar mis habilidades personales para hacer algo en lo que creo.

¿Qué piensa de la situación en Gaza?

Desde que el bloqueo empezó, en 2007, la situación para los palestinos en Gaza se está volviendo cada vez peor. Ya son ocho años de bloqueo, en los cuales ha habido tres guerras graves. En el último bombardeo murieron 2.000 palestinos. No tienen la oportunidad de comenzar a reconstruir edificios, de levantar de nuevo sus infraestructuras. Las vidas de los palestinos en Gaza están controladas por los israelíes. También controlan los grupos de caridad. Pero lo que necesitan los palestinos, como cualquier otro pueblo, no es caridad, sino las herramientas para ser autosuficientes.

¿Ha estado en Gaza alguna vez?

Nunca he estado en Gaza. Intenté llegar allí a bordo del Estelle. No tengo permitido entrar en Israel desde mi último intento. La única manera que me queda de forma oficial es por Egipto pero las fronteras están cerradas. Así que éste es mi segundo intento de llegar a Gaza.

¿Y cree que ésta vez lo van a conseguir?

Bueno, creo que no lo vamos a conseguir por nosotros mismos. Necesitamos el apoyo de todos ahí fuera para llegar a Gaza. Si tenemos ese apoyo, si podemos construir una presión política, lo lograremos. Y el asedio y el bloqueo caerán.

Si el ejército israelí intercepta el barco, ¿qué van a hacer? ¿Van a resistir?

Por supuesto, haremos una resistencia no violenta. No abandonaremos nuestro barco a los israelíes en aguas internacionales. Es mi derecho. De hecho, tengo todo el derecho a defender mi barco y lo haré de manera no violenta. No estamos aquí para provocar a los soldados israelíes, sino para desafiar el bloqueo.

¿Tienen alguna estrategia?

Sí, estamos pensando en diferentes estrategias, pero la más importante es la presión política. Podemos pasar sin ser abordados, sin ser atacados en aguas internacionales.

En el último intento fue arrestado a bordo del Estelle. ¿Cómo fueron aquellos días?

Todo el mundo a bordo fue arrestado. El trato no fue bueno. No me esperaba ver tanto odio hacia nosotros. Puedes ver en sus ojos, y en la manera en la que nos hablaban, que nos odian. Nos miraban como a terroristas, como si quisiéramos hacerles daño, algo que por supuesto no era así. Hubo muchas amenazas, sobre daños físicos, sobre nuestras vidas, nuestras familias, y de otro tipo, como que iban a arruinar mi carrera y cosas como esa. Fue algo que no me esperaba.

Con frecuencia habla de las brigadas internacionales que pelearon en España contra Franco. ¿Tiene alguna conexión con ellos?

Mi abuelo fue marinero y 250 de los 500 noruegos que fueron a España eran marineros, así que ahí tengo la conexión. Muchos amigos fueron a España, así que siempre he tenido un fuerte vínculo con eso. Y en mi caso, la primera cosa que aprendí sobre el movimiento de solidaridad internacional fue la participación contra los fascistas en España.