logo1logo02logo03

Armada Española. El Nacimiento de la Real Armada Española

El Nacimiento de la Real Armada Española

El 1 de noviembre del año de 1700 moría Carlos II, último rey de la Casa de Austria. En su testamento designaba como sucesor al trono de España a Felipe, Duque de Anjou, que sería proclamado en 1701 como rey, bajo el nombre de Felipe V.  De ese modo, la dinastía de los Borbones sucedería a la de los Habsburgo, pero a tal designación se oponía con todas sus fuerzas  el reino de Austria. Las tensiones derivadas de tal desencuentro, darían lugar a una nueva guerra sobre el solar europeo: la Guerra de Sucesión.

Europa entera estaba pendiente de la salida que se le iba a dar a aquel conflicto. Era mucho lo que estaba en juego. España era entonces un gran imperio, en el que como había señalado Carlos V, nunca se ponía el sol.

Los grandes pretendientes eran:

Por una parte,  el duque de Anjou, al que apoyaban el reino fe Francia, el reino de Castilla y león, el Electorado de Bviera, el Electorado de Colonia y el duque de Mantua. Y por otra parte, el pretendiente austriaco, Archiduque Carlos de Habsbourg, apoyado por el Santo Imperio, el  Archiducado de Austria, el Reino de Gran Bretaña, el Reino de Prusia, el  Duque de Savoya, las Provincias Unidas, el Reino de Portugal, la Corona de Aragón, y los “Camisards”.

 Una larga contienda

La Guerra se inicia en 1701 y finaliza en 1713 con la firma del Tratado de Utrech, de nefandas consecuencias para los intereses españoles.

Un tratado que puso fin a la guerra.

El 29 de enero 1712 se abre el Congreso de Utrecht,  los diplomáticos europeos se esfuerzan por poner fin a la Guerra de Sucesión Española. Concluido en 1713, el Tratado de Utrecht establece definitivamente la dinastía de los Borbones en el trono español.

El asedio a Barcelona

El asedio de Barcelona, que era el segundo que sufría dicha ciudad desde el comienzo de la guerra, fue la última batalla de la Guerra de Sucesión Española.

En ese nuevo marco, derivado del Tratado de Utrech, es en el que nace la Real Armada Española, creada por FELIPE V, bajo criterios franceses y bajo el mando de marinos franceses.

Punto de arranque de la Real Armada Española

Real Cédula de 21 de febrero de 2014.

El Rey.- Por cuanto, considerando cuánto importa á mi servicio bloquear por mar la plaza de Barcelona hasta su rendición, y necesitando á este fin de fuerzas marítimas correspondientes a esta expedición, demás de las que  están ya juntas y se van formando, he solicitado con el Rey Cristianísimo, mi señor y mi abuelo, me asista con dos fragatas y otras embarcaciones menores armadas, que se equiparán y mantendrán a mi costa en esta función; pero como para tan crecido número de bajeles de que se compondrán todas mis escuadras no hay bastantes oficiales de marina en España, ha sido también preciso me socorra también S. M. Cristianísima con algunos diferentes grados, y particularmente con los Generales capaces de mandar el todo, como son; el teniente general de las armadas navales D. Juan Ducasse, por las repetidas experiencias que tengo de sus méritos y haber mandado en diferentes ocasiones escuadras con título mío de Capitán general de la Armada; y en caso que por sus achaques no pueda hacerme este servicio, ha ofrecido S.M. Cristianísima que vendrá en su lugar el baylo Bellefontaine, que también tiene en Francia el mismo grado de Teniente general de las armadas navales; el cual, en caso de no venir Ducasse, mandará en jefe todas las escuadras y fuerzas marítimas que tendré en el Mediterráneo para sujetar los rebeldes de Barcelona y Mallorca. Y al cabo de escuadra marqués de Gavaret, que en caso de ausencia o enfermedad del Teniente general que mandaré, mandará también en jefe estas escuadras; y para que entre los demás oficiales y los de España ó de otras cualesquiera naciones que puedan también á esa función ú otras de mi servicio no se ofrezca embarazo, he resuelto por regla general, para de aquí adelante, restablecer todos los grados de mar que por lo pasado había, en las armadas de España, declarando al mismo tiempo la alternativa y correspondencia que estos tienen y debe practicarse con los diversos grados con que sirven los oficiales de Franca, esta forma:

El primero y mayor grado de todas mis fuerzas marítimas ha de ser el de Almirante general del mar, que corresponde al de Grande Almirante de Francia.

El segundo, el de Gobernador del mar, que corresponde a Vicealmirante de Francia.

El tercero, el de Tenientes generales de mar, que corresponde al de Tenientes generales de las Armadas navales de Francia.

El cuarto, el de Capitanes generales de la Armada, que corresponde a cabo de Escuadra naval de Francia.

El quinto, el de Almirante generales de la Armada, que corresponde a capitanes de naos de línea de Francia.

El sexto, el de Almirante reales de Armada, que corresponde a Capitán de fragata ligera de Francia.

El séptimo, el de Almirantes de Armada, que corresponde al de  Capitán de barlote, corbeta, bergantín ú otra embarcación ligera armada en guerra.

El octavo, el de Capitanes de mar y guerra, correspondiente a Capitán de bajel particular armado, sea de corso, de guerra ó mercante con comisión real, suprimiendo, como suprimo, todos los demás grados de la armada que no sean los que vienen expresados, quedando también suprimidos los Generales de flota, galeones, armada de barlovento, y todos los demás grados que había en ellas; porque reservo en mi el repartir oficiales que hubiesen de servir en lugar de éstos los que correspondiesen de los grados que quedan existentes, sin que haya la diferencia que había de los grados de una Armada y otra; en cuya consecuencia he nombrado a los dichos D. Juan Ducasse y baylio Bellefontaine, Tenientes generales del mar, que es grado con el que han de servir en España, para que manden en jefe, y el cabo de escuadra marqués de Gavaret, en caso de enfermedad o ausencia del Teniente general que mande, mandará también en jefe de estas escuadras, mediante el título que se les despache de Capitán General de Armada. Por tanto, mando á todos los Capitanes generales y Gobernadores de plazas lo tengan así entendido para su puntual observancia en la parte que respectivamente pertenezca á cada uno de, dando las órdenes convenientes para que se anote este despacho en los oficios ó partes donde convenga tenerse presente, que así es mi voluntad.

Dado en Madrid á 21 de febrero de 1714.- Yo el Rey.- Por mandato del Rey, nuestro señor, D. Juan de Elizondo.

Sin embargo, como bien apunta Pérez Mallaina, esta Real Cédula no supuso la fusión de las Armadas , puesto que la Armada de Barlovento continuó existiendo con la misma denominación hasta 1748.la del Mar del Sur sobrevivió mientras lo izo la feria de Portobelo y la de galeras hasta 1748.

Jean Ducasse era un capitán de la Marina Mercante francesa, que había iniciado su carrera profesional en la Compañía de las Indias, pasando posteriormente a la Compañía del Senegal, que realizaba bajo la protección de la corona francesa el tráfico entre el Cabo Blanco y el Cabo de Buena Esperanza. Por su extraordinarias cualidades como marino y por su visión política fue distinguido por Colbert y más tarde por Seignelay. En 1677 pasó al servicio del Rey de Francia, siendo nombrado Director de la Compañía de Senegal. Dicha compañía participada directamente an la venta de esclavos con destino a las Antillas. Èn noviembre de 1677 se le asigno el mando del buque L´Éntendu, de 44 cañones. En mayo de 1678, derrota y arrebata a los holandeses el fuerte de Arguín.

Fue más tarde el terrateniente más rico de la Martinica.

En 1691 fue nombrado gobernador de Santo Domingo.

Fue ascendido a capitán de navío en 1693.

En 1704 participó en la batalla naval de Vélez-Málaga.

En 1714 intervino en el asedio a Barcelona.

Fue distinguido por el Rey de España Felipe V  que le hizo caballero del Toisón de oro.

Termino su carrera como Teniente -General de las Armadas Navales de Francia.

Fue nombrado comendador de la orden real y militar de Saint Louis .